Mónaco: Paraíso fiscal para los ricos

El Principado de Mónaco, situado en la costa mediterránea francesa (Costa Azul), es un destino de vacaciones popular para los ricos y famosos de todo el mundo.

Es conocida por sus elegantes paseos marítimos y sus innumerables oportunidades de compras con diseñadores de moda. La ciudad-estado es considerada el segundo estado más pequeño del mundo después del Vaticano y está densamente poblada.

Paraíso fiscal para los ricos

Mónaco atrae hoy en día a muchas personas adineradas. No en vano, la ciudad-estado se considera un paraíso fiscal, ya que no hay impuesto sobre la renta ni impuesto de sucesiones. Por lo tanto, los delitos fiscales cometidos en el extranjero no son perseguidos. Este alivio financiero es también la razón por la que el 78 por ciento de la población total son extranjeros.

Centro pequeño con gran variedad

El turismo en Mónaco es principalmente estimulado por las playas. La playa pública está en Larvotto. La plaza del Casino, también conocida como “”Camembert””, alberga el famoso Hôtel de Paris y el Casino de Monte Carlo.

La Ciudad Vieja de Monaco-Ville, con sus callejuelas estrechas y sinuosas y el Palacio Príncipe de Mónaco, contrasta con el glamour de la ciudad vieja, atrayendo a numerosos turistas a la costa mediterránea cada año. Monte Carlo, la capital de la capital de Mónaco, alberga eventos culturales como ballet y espectáculos de canto de fama mundial. El Museo Napoleónico de Monte Carlo también ofrece diversidad cultural.

Al entrar en el Principado, es importante tener en cuenta que no se puede llegar al Principado por avión. El aeropuerto más cercano estaría en Niza, Francia. El tren ofrece conexiones directas a Mónaco, pero también es posible llegar en coche.

La mejor época para viajar sería antes o después del verano, ya que el Principado está muy concurrido durante la temporada principal debido a su pequeña extensión. En verano, las temperaturas se sitúan entre 25 y 30°C y en invierno bajan a unos 10°C.

Reply