Lugares para visitar en Grenoble

Con una rica historia de más de 2000 años, la ciudad de Grenoble tiene más de un truco en su bolsa para atraer a los curiosos y curiosos. Rodeada de un espléndido entorno natural, que alberga multitud de museos, galerías o monumentos históricos, la ciudad es también famosa por su cálido ambiente donde simplemente es bueno vivir.

La historia de Grenoble en breve

En la época galorromana se llamaba Cularo y luego Gratianopolis. Durante la Edad Media, se convirtió en la mítica capital de la provincia medieval del Dauphiné que, tras la Revolución Francesa, se dividió en tres departamentos: Drôme, Hautes-Alpes e Isère. Pero desde entonces, la ciudad no ha perdido su encanto ni su importancia simbólica.

La mayor metrópolis alpina de Europa, la “capital de los Alpes”, experimentó un notable ciclo de industrialización a lo largo del siglo XX, que condujo al desarrollo económico y cultural, culminando en los Juegos Olímpicos de Invierno de 1968 celebrados allí. Hoy en día, Grenoble es conocido como uno de los centros científicos de Europa, pero también como una ciudad turística particularmente popular. Descubramos juntos sin más demora los 10 lugares esenciales para visitar en Grenoble.

La Bastilla

La imponente posición y la magnífica vista que ofrece el sitio fortificado de la Bastilla lo convierten en un destino turístico esencial. Construido en el siglo XIX, culmina a más de 400 metros de altitud y le sorprenderá con un panorama inexpugnable y simplemente espléndido de la ciudad de Grenoble. Además, esta fortificación se inscribe en realidad en el inventario suplementario de los Monumentos Históricos de Francia.

Y no hay nada sorprendente en eso. Rica en una belleza arquitectónica única y situada sobre una impresionante roca caliza, la Bastilla le espera para que la descubra. El sitio es accesible en teleférico, en coche e incluso a pie, en particular a través de la ruta natural de ascenso a Chalemont. Si eres un aficionado al senderismo, sin duda disfrutarás de este sendero.

El teleférico de Grenoble

El teleférico de Grenoble es, sin duda, uno de los símbolos míticos de la ciudad y, en cierto modo, su marca mantenida. Construido en 1934, es el primer teleférico urbano del mundo y Grenoble tiene algo de lo que estar orgulloso.

Pero hoy en día, el teleférico es mucho más que una asociación con un hecho histórico: es uno de los elementos centrales de la propia identidad de la ciudad. Todos los que han estado en Grenoble o han oído hablar de ella conservan la imagen de sus camarotes en forma de burbujas transparentes. Listo para llevarte a la Bastilla y ofrecerte una agradable sensación no asociada a la ciudad, el teleférico hace toda la originalidad de Grenoble.

El Museo de Grenoble

El edificio del museo de Grenoble puede resultar confuso debido a su arquitectura contemporánea, por lo que se podría pensar que se trata de un museo reciente. Pero hay que saber que ésta tiene una larga historia, ya que fue fundada en 1798. Ha crecido constantemente desde entonces y hoy alberga una impresionante colección de más de 900 obras muy diversas.

En efecto, se pueden contemplar tanto colecciones de arte antiguo como de arte moderno y contemporáneo. Desde los grandes clásicos flamencos, italianos o españoles, se puede pasar con delicadeza a artistas modernos y contemporáneos. Por lo tanto, le aconsejamos que visite el museo de Grenoble y se sumerja en el ambiente mágico que ofrece.

Reply