Los mágicos fiordos noruegos

Noruega tiene la fortuna de poseer una serie de lugares que no sólo cautivan con su belleza, sino también nos hacen viajar en el tiempo llevándonos a los años en los que la gente vivía de la agricultura de su propia mano, la siembra y de cuando el aire era más puro; un lugar donde el tiempo corre a su propio ritmo y sin duda el que más lo disfruta es el espíritu.

Los fiordos noruegos son una especie de lagunas azules de agua cristalina pero, con la particularidad de que su agua es salada, son extensiones del mar de gran longitud, que se entrelazan con las inmensas montañas adornadas con hermosas cascadas que caen de sus acantilados. Son patrimonio de la humanidad abalado por la UNESCO, y un sello emblemático para Noruega, ya que se encuentran entre sus atracciones más conocidas y visitadas. Y aunque existan muchísimos fiordos en este bello país, los más impresionantes se ubican en la costa oeste.

Estos majestuosos lugares que nos regala Noruega nos transportan a la época de antaño debido a que aún en la actualidad, y a pesar del avance tecnológico y la vida moderna que llevamos, mucha de la gente de sus pueblos continúa con sus costumbres y prefieren vivir de una forma más tradicional y conservadora.

Son considerados una obra de arte de la naturaleza por su imponente belleza y por su mágico esplendor, un recuerdo de lo que fueron los inmensos glaciares de la edad antigua que al desaparecer le dieron paso a la existencia de los valles que hoy adornan sus alrededores; además estos lugares son habitados por animales extraordinarios como águilas, focas, ballenas, peces y esto es posible gracias a su ambiente de temperatura moderada, un clima suave que permite que animales de habitad frío y cálido compartan un mismo hogar.

Turismo en los fiordos noruegos

Los fiordos noruegos son un regalo hecho por la naturaleza, y la emblemática arquitectura y las increíbles obras de ingeniería que en estos lugares se observan, fueron la gratitud del hombre. Un ejemplo de ello y que no podemos dejar de mencionar es la aclamada iglesia de Knarvik.

Los increíbles fiordos noruegos nos ofrecen una enorme variedad de propuestas para que disfrutar solo, en familia o entre amigos. Si visitas este paraíso con la intensión de encontrar un ambiente para la tranquilidad y la relajación puedes realizar largas caminatas para disfrutar de los valles, dar un paseo por los antiguos asentamientos, las cabañas y zonas de pesca, viajar en tren por las montañas mientras disfrutas de la impresionante vista, visitar las múltiples islas y arrecifes, etc. Si eres de los que prefieren un panorama un poco más extremo, los fiordos noruegos también  te ofrecen su amplia longitud para la práctica de deportes como el esquí, kayak, buceo, pesca y mucho más.

Anímate a lanzarte a la aventura de conocer y disfrutar toda la experiencia que los fiordos de noruega tienen para ti, no pierdas la oportunidad de visitar estos mágicos lugares y remontarte al pasado con la diversión del presente.

Reply